Ene 31

Otro día más.. 454

A simple vista otro día pasa ante nosotros. Otro día en el que las nubes se mueven, el viento demuestra su presencia, el sol sale y se esconde. Otro día en el que intento plantearme la idea de decírtelo todo de una vez. No, llámame lo que quieras, pero no soy capaz de “aceptar” que me gustas. No hay ningún motivo en especial, o sí, quizá sí. No es que no quiera decirte un “me gustas y no poco”, es simplemente que no tengo el suficiente valor para acercarme y soltar esas simples palabras. Quizá así sea mejor. Quizá tú jamás te enteres de todo aquello que yo puedo darte. Quizá nunca tenga la suficiente fuerza como para enfrentarme a esta situación. Tantos quizás. Realmente, me cuesta entenderme a mí misma. No me debería de costar tanto expresar lo que siento, pero contigo todo es distinto. Cuando necesito llorar, ahí estás tú con lo necesario para hacerme cambiar de sentimiento. Cuando lo que necesito es reír, nunca fallas. Son tantos los textos que puedo escribir describiendo lo que día a día siento por ti…pero dime una cosa: ¿Realmente vale la pena esperar por o para alguien, sabiendo que esa persona no hace lo mismo? ¿Realmente vale la pena estar día a día intentando apartarte de mis pensamientos? ¿Realmente vale la pena aguantar que la gente te diga “Déjalo. Si no se fija en ti es su problema” y que tú, aún sabiendo que es verdad, sigues ahí, luchando por darle todo? No se si merece la pena o no, solo sé que no puedo dejar de hacer lo que hago, de pensar lo que pienso, de sentir lo que siento. Y también sé otra cosa. Sé que no vas a sentirte identificado cuando leas esto, y lo que más me duele saber, es que cuando leas esto (si te dignas a leerlo) no le darás más importancia que la que se le da al texto de una conocida, o amiga.
Me duele todo esto mucho, sí. Tenerte ahí y no ser capaz de mirarte a los ojos por miedo a decir eso que no debo decir. Tenerte a mi lado, poder rozar tu pelo con mis dedos, y no ser capaz de hacerlo, por temor a tu reacción. Sí, temor a tu reacción, a tu rechazo.
Día a día me pregunto “por qué no verá lo que le puedo llegar a ofrecer”. Día a día lucho por mantener mi posición, la de amiga. Porque sé que no voy a pasar a más, solo la amiga fiel, esa que escucha problemas, seca lágrimas, crea risas, y nada más, nunca nada más.

 

 

 

 

Pd: No quiero dar a entender que estoy enamorada de nadie ni nada por el estilo. Son textos que salen no se porqué,pero me salen así y no creo que sea necesario decir mi vida en un post.  Me propuse hacer una página donde poner día a día textos de amor,o desamor mejor dicho. Uno de ellos es este. Espero que os guste.

Ene 30

Valor 453

-Me gustaría hablar contigo..
-Sobre qué?-preguntó preocupado.
-Sobre cualquier cosa,solo deseo oir tu voz,tus opiniones. Ver como mueves la cabeza cuando te despeinas,como abres los ojos cuando cuentas algo sorprendente,o como estás apunto de cerrarlos cuando te hacen reir. El tema del que hablemos no es importante,lo importante es que sepa aguantarme sin hacer lo que llevo tanto tiempo deseando hacer.
-Y qué es lo que deseas hacer?
Ella se quedó mirando sus ojos. No sabía si debía hacerlo o si no. Por una parte,deseaba decirle cuanto le deseaba,pero por otra,tenía miedo a que él desapareciese de su vida. Pensó,se planteó decirselo,y cuando fue a decir las palabras mágicas,él le cortó:
-Tú también me gustas.
-¿Qué?
-No ibas a decir que yo te gusto?
-Cómo…cómo sabes eso?
-Porque desde hace un tiempo,me fijo en tu manera de mirarme,en tu manera de tratarme,de hacerme reir casi siempre,o de dejarme desahogarme si es necesario. Me fijé hace un tiempo,que tu manera de tratarme era tu manera de tratar a alguien especial. Tus ojos brillan cuando me miras,y eso quiere decir que tienes una ilusión o un sueño.. Nose,pensé que yo te gustaba,pero veo que es lo que haces normalmente,o sin darte cuenta.
-No,no! Has acertado..pero.. ¿por qué me lo dices ahora,si llevas un tiempo sabiendolo?
-Porque cuando le conté a tu mejor amigo que a mí me gustabas,él me dijo que hablase contigo. Quise hacerlo,pero tenía temor a que me rechazases o algo parecido. Se que no soy el tío perfecto,y se que no soy atractivo,pero me gustas,me gustas mucho.
-Ese temor lo llevo teniendo yo desde que me comenzaste a gustar. Y posiblemente no seas el tío perfecto,pero sabes qué? la perfección no es ser perfecto,sino valorar lo bueno y lo malo de la persona que quieres,aceptarlo,y quererlo así. Amí me pareces atractivo,y bueno,quizás tengas defectos,pero..¿Quién no los tiene?..
Él le cogió de la cintura,le arrastró hasta ponerla frente a él,y le besó. Luego,él le miró a ella y le dijo:
-Posiblemente tengas razón con lo de la perfección,pero para mí eres perfecta. Me gustas así,con tus mofletes sonrojados,con tus ojos verdes al sol marrones a la oscuridad,con tus sonrisas hasta en los días más oscuros,con tus ganas de ayudar.
Ella se quedó parada,no sabía como reaccionar. De repente un pájaro empezó a sonar como un chirrido. De pronto,la escena se había borrado,ella estaba en su cama,estaba soñando.
-No puede ser verdad..
pero sí,así era. El despertador indicaba que era hora de dejar de soñar.Había soñado con él desde que se fijó en él,pero no tenía valor para decirselo.