Eres el DueÑo de Mis Pensamientos-Segundo-10775

El fuerte chirriar de un vehiculo lo hizo volver en sí… después el insulto del chofer con mil frases que le maldecían… nuevamente las gotas de lagrimas rodando por las mejillas…

– Ay Diosito, Dios mío, mi buen Dios…dame una oportunidad, déjame tener a mi niñita… padre llevo tres años escuchándola… ella esta en todos mis sueños, yo la he visto crecer… mi buen Dios permíteme ser padre…

Ya eran cerca de los 11:00 de la noche y las calles ya se estaban quedando vacías, el bullicio, el jolgorio, la muchedumbre habían desaparecido… no conseguía dar un paso mas, había caminado cerca de 18 horas, al igual que los 8 días inmediatamente anteriores…

No lo podía creer, era una pesadilla… era una maldita broma de mal gusto, eso debía ser, quería verle nuevamente, quería saber que había pasado, quería saber por que le había mentido tantas veces, por que tenerlo engañado todo ese tiempo… quería oírle decir que lo amaba, que no podía vivir sin el, que el también era el amor de su vida… que lo protegería en cualquier circunstancia…

Quería escucharle decir que le dolía lo que estaba pasando, quería oírle decir que todo era mentira, quería oírle decir que el amor es más fuerte, quería verle arrodillado pidiendo perdón por su cobardía, le odiaba, le odiaba con todas sus fuerzas…

Quería golpearlo… quería destrozarlo… quería verlo sufrir… quería romperle el corazón de la misma forma que el había hecho, quería verle llorar lagrimas de sangre… quería abrazarle fuertemente, quería decirle que nada importaba, que le amaba, que la vida no era nada sin tenerle, quería decirle que tenia miedo, que le dolía lo que le pasaba… quería decirle que no era dueño de sus pensamientos, que se había convertido en una maquina que tan solo pensaba en si misma y que solo buscaba con desesperación una tabla salvavidas…

Recordaba su mirada… sus ojos tristes… recordaba sus caricias… recordaba su forma de hacer el amor… era su vida… era todo lo que tenia; era una maldita mascara que fingía todo el tiempo… era una sombra… una proyección de algo que solo existía un su corazón.

No sabia como iba a decirle a su madre… no sabia si le diría… no sabia si podría callarlo toda la vida… quería ser honesto… quería liberar su dolor…

Deja un comentario