EL PERDÓN-1167

Durante la vida diaria te suceden cosas que puedes clasificar como buenas y malas, te encuentras con personas que te dan amor y otras que te hacen daño,  te has puesto a pensar que la decisión de vivir con plenitud, rencor o sufrimiento es tuya?…. sé que puede ser increíble esto que te voy a decir pero es una gran verdad, tú decides tu

felicidad o infelicidad, sobre tus sentimientos y tus pensamientos, es cuestión de decisión!, si aprendes a mirar la vida como una oportunidad para ser mejor persona, de aprender de los errores y tomarlos como lecciones, donde lo “bueno” o “malo” que te sucede no es tan malo o bueno; más bien ES, no caigas  en el juicio de cómo DEBERÍA SER, el sufrimiento y el rencor se basan en el debería, erradícalo y abraza la vida como viene para ti,  así sin juicio,  así encontrarás como tu vida va teniendo un sentido, cada uno de nosotros (seres humanos) tenemos caminos diferentes y tenemos lecciones de vida que aprender, si no fuera así, todos viviríamos la misma vida, si empiezas a mirar a Dios no cómo un Ser que juzga o castiga, si no como un Ser que te da el libre albedrio de escoger y vivir justo lo que necesitas aprender para evolucionar, serás más feliz  y empezarás a mirar en cada persona que se cruza en tu vida a un Maestro y una oportunidad de aprender una lección, entonces te darás cuenta qué importante es descubrir de cada situación el porqué y el para qué, y si no puedes responderte estas preguntas al menos sabrás que esa persona que te dañó  es un Maestro para ti, que todo estaba planeado y que detrás de de él hay un espíritu tan divino y amoroso como el tuyo  que simplemente está cumpliendo con su parte del trato, aunque ni tú ni él recuerden (por el momento) que son chispas divinas de Dios viviendo una experiencia humana en este planeta. ¿Por qué digo todo esto? porque dentro del plan de vida de cada ser humano hay una historia escrita, todas las circunstancias  de tu vida “buenas” o “malas”   tú y las personas que te rodean planearon cuidadosamente todo lo que has vivido y lo que te falta por vivir, sabes que has estado en muchas ocasiones en la tierra y te has manifestado a través del cuerpo de muchos seres humanos, pues bien, cuando no estás en la tierra y te encuentras en el plano sublime, las lecciones para tu próxima vida las planeas junto con otros seres tan divinos y amorosos como tú, establecen juntos los potenciales para tu aprendizaje y se hacen “contratos” para que unos te metan el pie o te hagan daño y otros te ayuden o te amen, cada encarnación de un ser humano está vinculada a la de todos los demás y guarda una relación entre ellos, de tal forma que puedes desempeñar el papel de “bueno” o “malo” en muchas ocasiones, todo es planeado con gran esmero y aunque te resulte difícil de creer con mucho amor. Somos eternos y las idas y venidas a este planeta están destinadas a un propósito más elevado que ni te imaginas. En esta gran escenografía que es la vida, en esta gran obra o divina comedia llamada vida, quien te viola, quien te mata, quien te daña, molesta o ama; lo está haciendo para cumplir con su papel para que tú aprendas lecciones de vida en carne propia, para que a su vez esa persona aprenda sus propias lecciones, todos entrelazados en un gran proceso evolutivo; hoy de “buenos”, mañana de “malos”, aprendiendo y creciendo juntos…..visto de este modo, ¿no te resultaría más fácil perdonar a quien te hace daño? Si sabes que en el cielo o plano sublime, ahí en donde el espíritu vive sin juicio alguno, solo existe el amor y aquí abajo solo existe el aprendizaje en dualidad, entonces cuando alguien te dañe o tú dañes a alguien bendice la situación, perdónate y perdona para que la lección sea aprendida por ambos, agradece y transmuta en amor toda situación en tu vida, agradece por todo lo que tienes y no tienes, por todo lo que eres y no eres; porque así está escrito dentro del principio de tu libre albedrío…aprende a mirar a tus enemigos y amigos como los grandes maestros que tu SER ha traído a tu vida, libérate del rencor que no te lleva a ningún lado y siempre en cada situación se consciente que lo que estás viviendo es para el bien común  y repite continuamente en situaciones difíciles:

Lo siento….te perdono….perdóname…..gracias…..te amo…..

Y recuerda que el amor todo lo cura, para que tengas amor y paz en tu vida primero necesitas amarte y perdonarte a ti mismo, nada de lo que has hecho es malo y nada de lo que te han hecho es malo, sólo es parte de esta bendita experiencia de vida, con el único fin de aprender a vivir y no volver a cometer los mismos errores.

Por favor valora mis palabras y analízalas, piensa en ello e investiga más acerca del perdón, aprende, comprende y encuentra los mensajes ocultos en cada relación, bendice y ama a todas las personas porque de esa manera no tendrás rencor en tu corazón y encontrarás plenitud y paz en tu vida.

Con amor……Gabriela 

Deja un comentario