El Exceso De Elogios No Es Bueno-10875

Es muy positivo darles amor a nuestros hijos y darles el apoyo que necesitan durante su desarrollo y en cada etapa de sus vidas. Sin embargo muchas veces se cae en el error de excedernos en los elogios pues pensamos que es una forma de motivarlos si saber que en realidad se les esta haciendo un daño. Frases como

“eres el mejor de toda la escuela” o “nadie batea como tu” deben ser usadas con mucho cuidado. Los especialistas en la conducta humana afirman que exagerar en los elogios y darle demasiadas palmaditas en la espalda al niño podría tener un efecto muy contrario al deseado.
Los excesos nunca son buenos pues los padres que usan excesivamente los elogios provocan en los niños el desarrollo de una imagen equivocada de sus capacidades y de su personalidad. El problema con los elogios exagerados es que les crea a los niños un falso concepto de sí mismos. El resultado de esta práctica se revela cuando mas adelante se enfrentan con unas situaciones que estén relacionadas con sus alegadas insuperables capacidades y no puedan resolver o superar esa situación y pueden frustrarse. Así que, hacer elogios constantes de atleta invencible o el genio de la clase, no es beneficioso para ayudarle a construir una autoestima saludable y un autoconcepto realista.

Utiliza frases para elogiar que sean más generales y menos entusiastas para las ocasiones en que el niños tenga un logro menores, como el terminar toda su comida, o vestirse solo o por realizar un dibujo. No necesita brincar y decir que es el mejor dibujando o que es el mas bueno del mundo, solo tiene que demostrar su aprobación o su alegría por lo que el realizo pero sin exagerar.

Utilice frases como:

Interesante

Muy Bien hecho

Pusiste empeño

¡Qué bueno! Lo lograste

La solución si duda no esta en el niño sino en los adultos. Primero debemos cambiar nuestra conducta para poder cambiar la de los niños. No se debe continuar haciendo de los elogios la herramienta para lograr que se porten bien, pues llegara el momento donde ya no funcione. Esta a tiempo ahora que son niños, luego cuando sean adultos serán personas frustradas y posiblemente depresivas. Se darán cuenta que no son los mejores en todo el mundo como les decían sus padres. No es que no se pueda emocionar por los logros de sus hijos, si puede hacerlo, amelos, abráselos y elógielos. Pero moderadamente los excesos son malos.

Deja un comentario