17.-457

Es curioso. Con los años he visto a mucha gente pasar por mi vida,gente que hoy en día permanece a mi lado,y otra que no. Esa gente me aseguraba que cuando alcanzas la mayoría de edad te conviertes en maduro de repente. Vale,podrán decir lo que les plazca,pero yo pienso que la madurez no tiene edad. Puedes tener 70 años y ser inmaduro,o tener 12 y por las circustancias que la vida te plantea,madurar. Yo,sinceramente escribiendo,no se si soy madura,ni se si lo seré,solo me demuestro a mí misma que soy capaz de aceptar “x” tipo de situaciones,sean duras o no. Desde hace dos años no puedo gozar de la compañia de uno de los seres a los que más he querido(por no decir al que más),de mi abuelo. Sí,por eso es el centro de la imagen,y de mi vida. Él me mostró todo un mundo por explorar,y durante muchos años me tendió su mano para levantarme,sus pies para andar si lo necesitaba,sus pulmones ya desgastados por si me hacia falta respirar.  Tras muchos años de apoyo y amor,esta persona,este ser,me dejó,pero no me dejó. Me dejó físicamente,ya que no puedo verle,abrazarle,besarle en la frente,verle reir…pero no me ha dejado,porque sé que es “eso” que va a guiarme siempre por el lado bueno de la vida,y si me lleva hacia lo malo,será para que me de cuenta por mí misma de como puede llegar a ser de dura la vida. Se que puede sonar a tontería,que puede provocar risa o incluso ganas de dejar de leer estas palabras escritas,pero me importa un comino. Sí,son mis sentimientos,mis emociones,y no hay más. Con la gente suelo ser fría,distante. No suelo expresar mucho lo que siento,quitando de las veces que noto que hace falta un abrazo,un algo que haga notar mis sentimientos. Pero soy de las que piensa que lo que se siente se demuestra en las cosas malas y buenas,es decir,que cuando hace falta mi apoyo…la mayoría de gente,la conozca o no,cuenta con él. Soy de las personas que no soporto ver a nadie mal,y no es que sea ni buena persona ni nada,porque tengo muchisimos defectos. Hoy comienza la cuenta atrás. En 365 días me convertiré en mayor de edad. Ante los ojos del resto deberé de ser responsable de todos y cada uno de mis actos y palabras…pero,ahora yo pienso ¿Que no soy responsable ya? Claro,claro que lo soy. Si hago algo mal,soy la primera en pedir perdón. Yo tengo el gran defecto(o virtud,según se mire) de no pensar en como decir algo,simplemente decirlo,y si sienta mal pues que siente mal,es la realidad y no hay otro punto,y sé que muchas veces digo cosas de las que,no me arrepiento porque es la realidad,pero cambiaría las palabras para no hacer mal alguno.  Bien,en esta vida me han pasado cosas buenas,cosas malas,cosas.  Buenas personas han pasado por mi vida,y todavía siguen en ella y no quiero dedicarme a poner nombres,porque empezaría y tardaría mucho en acabar. También han pasado personas desagradables o simplemente polos tan idénticos a mí,que chocabamos en exceso. Lo bueno de estas cosas,de que pasen personas que no acaban de congeniar contigo,es lo que llegas a aprender. La traición,el sentirte traicionada,o incluso decepcionada.. se que no son cosas buenas,pero cuanto antes se aprendan y se asuman,menos duelen.
Concluyo mi texto con un GRACIAS a todas esas personas en conjunto(buenas y malas)que han pasado por mi vida y han formado lo que hoy soy.

A mis 17 años,apenas recién cumplidos,soy consciente de que me queda mucho por vivir,(no penseis en: ¿y si te atropella un camión mañana qué? porque YO miro antes de cruzar ^^)y de que me quedan muchos momentos buenos,malos.. y muchas decisiones por tomar. Muchos obstaculos por saltar y mucha gente a la que conocer. A mis 17 años tengo un graduado escolar,el cual no creía que podría conseguir. A mis 17 años,me he subido sola a un escenario y he dado todo lo que soy capaz de dar con mi voz. A mis 17 años añoro a unas cuantas personas,entre ellas Juanito,Jose,Nere..   enfín,la vida es así supongo. A mis 17 años puedo decir que la música es mi principal camino,y con 17 años digo que no abandonaré jamás ese camino,no no.

Adiós dulces 16..Bienvenidos 17.

Una vez más,gracias por leer mis textos.

Atentamente: Mª Trinidad Rodrigo Villalba.

This entry was posted in Amor by admin. Bookmark the permalink.

Deja un comentario